Good time, bad moment

Como inesperada lluvia de verano, la factura logro encontrarme y convencerme una vez mas de pagar. Si, lo se, debeo detener todo y preguntarme sobre todo. Es tiempo de uno no de alguien mas. Solo falta un gran paso y todo se destruye alrededor mio, casi en una inconciencia colectiva que plaga mi mente.

Creo en las dudas de ahora, razones de futuro brillante. Pero tambien se que es esto lo mas dificil, y desde cualquier angulo, se puede ver que la foto es real. Que es la realidad extraida de un contexto, olvidado y fragmentada. Como si nadie la quisiera.

Nadie sabe bien lo que quiere en estos dias, yo tengo una ventaja, por eso puedo torcer el brazo casi preconcientemente, con la memoria bien latente en mi corazon.

No estoy seguro si estas luces dudosas, que se venden al mejor dinero, son capaz de iluminar aunque sea un milimetro mas. No estoy seguro si este es el verdadero camino y estas las verdaderas dudas. Lo que es que esta es una relaidad debida, una realidad q es real como la vida misma y dura como la justicia. Y ahora exige un tiempo de escucha, lista para ocultarse y planear su proximo asalto, con el tiempo a favor o en contra.