Pecho con dolor

No entendi aquella vez lo que tu dijiste, pense que no me afectaria, no crei necesario dar tanto espacio que se convierta en un simil del escape forzoso, obligatorio.
Pense que no doleria tanto, pense y pienso mucho. Pero nada es seguro.
Al trato diario parece que le han salido espinas, y parece que tu eres un rosa con muchas espinas lista para cortar la sensible piel.
En este juego donde yo gano, aqui pierdo. No hay mas salida que no hablarte mas alla de lo estricto necesario o preguntar algo, porque tu sacas la espada y la clavas.
Estoy convencido que de esto tu no estas enterada, mas el daño que causas si, ya que me lo has dicho y yo no he escuchado. Que tonto que fui, parece que la culpa es solo mia.
Seguire pensando y pensando, dare por seguro que algun dia todo sera mejor.