cosas ovbias que son de sentido común un sábado de madrugada