hay cosas que no pueden dejar de suceder