abuso sin víctima

un silencio en tu abuso
que ya tiene sonido
que ya no es anónimo

quien fue el anónimo
hijo de esta yuta?
palabras que no encuentran eco

que conformismo
lo llevo a ser?
una ausencia de otredad,
manchas en el espejo que no desaparecen

aun así
desde aquí
tal vez mis palabras dolieron
dulce de leche en la herida

si contarte
de mi abuso
abrió ventanas
con persianas bajas

si besarte fue también un abuso
porque no te endulzo nada
porque te quito algo que era tuyo

tal vez fue culpa
o el odio
o la presencia del dolor

tal vez, peor, te dio algo
que no buscabas
que no necesitabas
y eso tal vez fue abuso

tal vez, si estos versos
te llegan
te den ganas de llorar
en la calle o en el bondi
y eso sea una violación

pero a veces pienso
en un sol que cuando salga
y abra las persianas
con sus manos
nos encuentre
escondidos de la luna, luna

tu aliento y mi aliento
cerquita, ya cerquita
pero de alguna manera perdidos
en un furtivo encuentro
de nuestras cicatrices
nubes pasadas que se re-encuentran

y en esas caricias
entre las manchitas de nuestra piel
nuestro, tu y mi aliento
podrán conocerse (besitos a las manchitas de piel)
podrán reírse (de los juegos que inventamos a la madrugada)
podrán bailar (sobre el intenso fuego)
podrán ser (libres como el viento)
podrán sanar (desayunar un café y medialunas)
podrán tener esperanza (y así sin drama, reírse, bailar, ser, sanar todo de vuelta)
podrá ser, ya,
un abuso sin victima