después del 8A, todavía tenemos cosas para decir