El sordo y la sordera

No hay peor ciego que aquel que no quiera ver. Pero no hay peor sordo que aquel que no quiera escucharse. Aquel que llene sus oidos del ruido del mundo mudano, temporal.
Aquel que no busca sobresalir tambien esta perdido. Pero no como aquel sordo. No, y esto lo afirma porque quien pierde un brazo queda casi inutil, pero inutil en voluntad. Pierde la mitad de sus esperanzas y se dedica en su vida a perder el resto, que piensa que nunca llegara algo mejor.
El sordo, pronto es ciego y despues pierde el tacto. Tal cual ellos. No se que hacer. No se si corresponder decir, pero vale la pena tener?
Su sordera dia a dia es mayor, y menos son mis esperanzas. Sere manco, pero ellos sordos. Eso es bueno, no? Quisiera que la respuesta sea favorable, pero es claro como agua que no. Y agua clara es lo que falta en este camino del desierto, donde yo hablo.