Cuento feliz

Si bien yo soy alguien con cargas negativas, tengo un amiga que me mostro que esta el positivismo, y para dar algo de alegria a este sombrio blog, doy este feliz cuento.

El diablo sabe que no debe molestar a los buenos de corazon, pero en una sequia importante de almas disponibles de compra opto por un alma buena.
El diablo se le presenta al señor, y se presenta tal cual es. El hombre se llamaba Juan.

El diablo parecia que tenia algo mas que hacer, asi que fue directo al grano. Señor Juan, le compro su alma. Este dice si existe algun compromiso, el Daiblo le dice que pasara a formar parte de su huestes y que sera su esclavo por toda la eternidad
Juan , no lo piensa dos veces, y da un rotundo NO.

El diablo mas ansioso q de costrumbre y con las ganas de terminar el asunto, empezo a buscar algunas cosas materiales que puderian llegar a tentar al hombre. Probo con todo auto, casas, dinero, hasta incluso probo con la felicidad. Pero el hombre siempre dijo que las cosas buenas de la vida son gratuitas o que el dinero (menos el Diablo, claro) pueden comprar algo de valor.

El diablo decidio pasar al plano espiritual, con mentiras mas que nada, pero a quien le importa, no?
Probo diciendo que lo mataria y robaria su alma, pero el señor dio las gracias, porque si ese era el final, que asi fuera.
Como no obtuvo la respuesta deseada, probo con muchos de sus amigos y familiares, pero no dio resultado.

El diablo pregunta curioso, que es lo que el necesita para pasarse a su lado, el hombre sonrie y responde: Cuando el mal haga algun bien al otro sin esperar nada a cambio y le de un gozo y una paz interior, ese sera el dia que lo pensare.